Muchos no se han enterado todavía que sus empresas no van de productos o servicios, van de personas. 

En el siglo pasado tener un buen producto, un buen servicio, unos buenos procesos y unos buenos sistemas podía ser lo que marcaba la diferencia. Hoy en día, en la mayoría de mercados eso es efímero.

Podemos estar adelantados en algo, pero con la globalización y las nuevas tecnologías nos alcanzan enseguida.

Hoy en día el posicionamiento de mercado, los valores y la marca siguen teniendo mucho peso, pero eso lo mantienen las personas.

Cada día más las nuevas generaciones exigen aspectos relacionados con el trato, el respeto y la satisfacción personal y eso mismo se está demandando desde personas de mayor edad.

La sociedad ha evolucionado. Salvando en los niveles básicos de la escala de Maslow, ya no compramos productos o servicios, compramos experiencias, vivencias, ilusión o expectativas y eso es un tema de personas.

Todo esto hace que nuestras empresas tengan que cambiar y que los aspectos relacionales cobren un peso que antes no tenían. Todo esto hace que el liderazgo pase a un primer plano.

Las personas no son recursos, no se gestionan. Las personas se lideran. Tuitea esta frase

Lamentablemente liderar no se enseña en ninguna facultad específica y además es largo plazo y estamos acostumbrados a quererlo todo ya.

Las empresas que vayan a destacar en los próximos decenios serán aquellas en donde exista un liderazgo de verdad y un liderazgo humano, basado en personas y no en resultados. Basado en relaciones de calidad y empoderamiento real. Basado en la responsabilidad individual y la motivación interna y trascendental, no en la extrínseca, como hasta ahora. (al final te pongo un enlace donde leer un artículo sobre los 3 tipos de motivaciones).

El líder efectivo en una pequeña empresa o en un departamento de una más grande es aquel que liderándose así mismo es capaz de trabajar uno a uno con sus colaboradores en lo siguiente:

a)      Identifica lo que cada uno de sus colaboradores puede dar.

b)     Define claramente y por escrito lo que espera de cada uno de ellos.

c)     Se lo transmite de forma asertiva y obtiene su compromiso de dar lo mejor.

d)     Le empodera para que pueda desarrollar lo que se le encomienda.

e)     La apoya en las tareas en donde tiene que desarrollar habilidad.

f)      Le acompaña y lidera con el ejemplo en lo que sea posible.

g)     Le ofrece retroalimentación sincera de forma regular y tiene establecidos momentos exclusivos para ello.

h)     Hace todo lo que está en su mano para que el colaborador obtenga resultados positivos.

i)      Vuelve a comenzar el ciclo.

Sí, sí, ya sé que tu caso es distinto, que en tu ámbito esto no vale y que yo hablo desde la teoría y no la práctica.

Sí, sí, ya sé que todo esto es buenismo y no el mundo real. Todas esas excusas ya me las conozco y las he oído por doquier.

Negar la evidencia y cerrar los ojos a la realidad no va a hacer que esta se adapte a lo que estás acostumbrado. Tuitea esta frase

El mundo ha cambiado y si tú quieres liderar y trabajar en una empresa para la que merezca la pena hacerlo, debes cambiar también.

Si estás al frente de un equipo, comprueba cuanto tiempo dedicas a labores técnicas y cuanto a liderar de verdad. Seguramente será mucho más de lo primero que de lo segundo. Fórmate, cambia la proporción y pon en práctica la metodología y te aseguro que a medio plazo obtendrás unos resultados que ni te hubieras podido imaginar.

Eso sí, si estás contento con lo que tienes, no hagas cambios. Tuitea esta frase

¿Puedes confirmar o rebatir lo que aquí expongo con una experiencia, vivencia o recuerdo personal? Me encantaría que las compartieras. Estaré encantado de recibir tus comentarios y tus respuestas.

Si quieres comentar cualquier aspecto en privado, siéntete libre de contactar conmigo Enviar correo

Habrá nuevas reflexiones e historias y anécdotas en las próximas semanas. Si quieres ser avisado sobre ellas, deja aquí tu correo y serás informado según se publiquen. A la vez, recibirás el libro digital 50 libros de negocio que merece la pena leer

[wysija_form id=»9″]

En este enlace puedes leer en Linkedin mi artículo «Los 3 tipos de motivación»

3 comentarios en “Liderar es cuando piensas en personas, no en productos”

  1. José Luis vicien esteban

    Artículo que dice la verdad y lo que va a dar resultados a la empresa porque antes las personas han estado motivadas de forma sincera.
    Siempre he dicho que el líder además de serlo per se, debe de serlo por «elección » y reconocimiento del equipo. una pregunta, porque no se cuenta con profesionsles de 50 años de edad, quites son los que tienen mayor visión a futuro, mejor intuición. Etc. Y se les califica de profesionales no válidos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.