lecciones aprendidas

lecciones aprendidasSINOPSIS

Tu vida puede cambiar en un solo momento

¿Te lo has planteado alguna vez?

En este libro, podrás reflexionar sobre una serie de aspectos tremendamente importantes en tu vida y que posiblemente no ibas a planteártelos hasta que esta no llegara a su fin.

Gracias a una experiencia cercana a la muerte, Miguel Angel Díaz identifica 15 lecciones aprendidas en momentos muy complicados, que le han servido para reenfocar su manera de ver las cosas, de vivir su vida y que quiere compartir contigo, para que te las plantees ahora que no tienes que hacer frente a una situación desesperada. A partir de ahí, tú eliges…

COMENTARIO PERSONAL

Lo primero que quiero comentar es que en este caso conozco personalmente al autor y seguramente no sea objetivo en mi comentario ni, por una vez, pretendo serlo.

Conseguí este libro dedicado por el autor en el congreso #VENDERHOY (www.venderhoy.es), en el que tanto Miguel Angel como yo fuimos ponentes y donde compartimos un fin de semana en Pamplona, lo que, quieras o no, produce una cierta cercanía y anula la objetividad en el comentario de un libro.

Habitualmente suelo hacer un resumen de los libros que leo. En esta ocasión y dada la temática voy a reflejar los 15 aprendizajes que Miguel Angel relata en esta obra y poner la reflexión que a mí me ha provocado.

Seguro que no es la misma que el autor estaba pensando y, además, no me cabe duda de que cuándo lo relea, que lo haré, la reflexión que me provoque será diferente.

Según iba acabando cada uno de los capítulos anotaba lo que recordaba y que se había quedado en mi mente. Lo comparto contigo a modo de resumen.

  1. Lo aparentemente importante desaparece algo que verdaderamente lo es

Muchas veces anteponemos el éxito a todo lo demás y olvidamos que lo primero es poder vivirlo. Para ello necesitas salud.

Cuídate física y mentalmente. De otro modo todo por lo que luchas no tendrá sentido.

  1. No hay nada que no se pueda curar con amor

Las personas más cercanas son las más importantes. Son las que nos quieren, pero a las que más defectos observamos. Aprende a fijarte en lo bueno de ellas, que seguro que es mucho.

Tenemos que ser mucho más tolerantes con las personas que nos rodean y fijarnos en lo positivo de ellas.

Resuelve los encontronazos en el mismo momento en que surjan para que no se acumulen y exploten en el futuro

  1. No existen los supermanes y las superwomans

Hay que afrontar los problemas a tiempo y resolverlos cuando son pequeños. No debemos negar la realidad y mirar hacia otro lado. Que ocultes o ignores algo no significa que no exista.

  1. Estamos rodeados de personas que nos quieren y nos aprecian 

En tu vida hay personas con las que merece la pena estar y otras con las que no.

Aléjate de las segundas para tener más hueco con las primeras.

  1. Desde que nacemos empezamos a morir

Hay que vivir el momento presente, pero sin olvidarse del pasado. Solo vivimos una vez y las cosas hay que disfrutarlas cuando se pueda, después igual ya no es posible.

Eso sí, antes de deshacerte de algo, imagínate a ti mismo sin ello, ya que quizá comienzas a valorarlo.

  1. El mundo está lleno de gente maravillosa

El mundo está lleno de gente maravillosa y tú puedes ser parte de ella. Es cuestión de actitud y proponérselo; de agradecer a los demás lo que hacen por ti.

  1. No tenemos tantas necesidades como creemos

La mayoría de las necesidades que tenemos nos las creamos nosotros mismos, son psicológicas- Podemos vivir con mucho menos de lo que pensamos.

  1. No es malo equivocarse, lo malo es no aprender nada de ello

El fracaso no existe si aprendes del error.

Hay que ser humilde para reconocer que te has equivocado o que tienes que seguir aprendiendo, inteligente para aprender de tus errores y disciplinado para corregirlos.

Al final lo que consigues es consecuencia de tu trabajo y entrenamiento.

Ni eres tan bueno el día en que todo te sale bien y aciertas en todo, ni tan malo el que fallas.

  1. Valoremos hasta el más mínimo detalle

En la sociedad occidental tenemos muchísimas cosas y no somos felices. Ello se debe a que nos fijamos en lo que nos falta en vez de en lo que tenemos. Hay que cambiar el foco y disfrutar de todo lo que poseemos.

  1. Las heridas que más duelen son las emocionales

Es mucho peor el dolor emocional que el dolor físico. Lo que aporta sentido a tu vida no es lo que tienes o lo que ganas sino cómo lo vives, cómo lo disfrutas y con quien.

La sociedad occidental está llena de gente rica, aunque vacía e infeliz y en otros lugares hay muchas personas pobres, pero plenas y felices. Depende de cada uno y de lo que elija, no tanto de lo que tenga.

  1. A veces el termómetro se encuentra fuera

Tenemos que empezar a ver las cosas desde la perspectiva de los demás, no solo desde la nuestra.

  1. Entrenemos nuestra mente para contemplar el aspecto positivo de las cosas

Las personas optimistas disfrutan de una vida mejor que los que no lo son, fundamentalmente porque obtienen mejores resultados.

Muchas veces no podemos alterar las situaciones, pero si podemos buscar mentalmente la parte positiva de las mismas.

Cada uno interpreta lo que le sucede tal y como ha ordenado a su cerebro que lo haga. Entrénalo a buscar lo positivo y tu vida mejorará, seguro.

  1. Al final en el puzzle de la vida, todas las piezas terminan encajando

Muchas veces necesitamos un hecho de ruptura para darnos cuenta y reaccionar.

Al final todo lo que sucede, positivo y negativo, va confirmando nuestra vida y como reaccionamos ante ello es lo que le dará un sentido u otro. Es lo que Steve Jobs, en su famoso discurso en Universidad de Stanford denominaba “unir los puntos”.

  1. De todo se aprende, el problema es acordarse de lo aprendido

En ocasiones olvidamos pronto lo que aprendemos. Ancla de alguna forma tus recuerdos de aprendizaje para que estos no se olviden.

  1. Hay que saber cuándo darlo todo y cuando hay que retirarse

Tenemos que saber cuándo descansar, cuando tomarnos un respiro.

Los atletas saben que el descanso es parte esencial de su entrenamiento y mejora.

Actúa proactivamente, ponte límites y cúmplelos. Dicen que el mejor inversor en bolsa es aquel que se pone un límite superior e inferior para la acción que compra y lo cumple. Haz lo mismo en aquello que emprendas.

En resumen, un muy buen libro para la reflexión, escrito desde el corazón y la disrupción que supone vivir un hecho traumático como el que vivió Miguel Ángel. Además, creo que estos meses de «parón» veraniego son un momento excepcional para leerlo y afrontar el nuevo curso desde una perspectiva con mayor sentido humano. Seguro que esta obra te ayuda a ello.

 

Iré publicando comentarios sobre libros de forma periódica. Si quieres que te informe cuando lo haga, puedes dejar tu correo electrónico  abajo y así lo haré. Además recibirás gratis mi libro con los resúmenes de 50 libros de negocios. Te ayudará a decidir si merece la pena leerlos o no. Así mismo, te servirá como consulta a la hora de preparar una charla o una presentación.

50 libros de negocios que merece la pena leer

[wysija_form id=»6″]

Si quieres información sobre los libros leídos y comentados en 2017, puedes pinchar aquí
2016, puedes pinchar aquí
2015, puedes pinchar aquí

 

1 comentario en “15 cosas que aprendí en el MIT”

  1. Pingback: Libros leídos por Santiago Torre en 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.