Dice Alfonso Alcántara (@yoriento) en su fantástico libro #Superprofesional, que, por cierto, recomiendo encarecidamente su lectura, (puedes ver un pequeño resumen y mi comentario sobre el mismo pinchando aquí) que «marca es el perfume que usas y reputación el olor que dejas» (puedes leer su entrada en su blog en este enlace)

 

Reformulando esta frase, que me ha encantado, yo diría que 

Creo que todos conocemos a algunas personas con una elevadísima marca personal, pero una pésima reputación. Los llamamos «jefe».

Así mismo, todos conocemos personas de las que no hablamos tanto (marca con menor notoriedad espontánea), pero que cuando lo hacemos todos hablamos bien (gran reputación sugerida). Quizás no los denominamos de alguna forma especial, pero los apreciamos, respetamos y valoramos.

Hay otro grupo escaso que es el de las personas con marca y reputación. Todos hablamos y pensamos bien de ellos. Personalmente me gustaría pertenecer a ese grupo y me esfuerzo en alcanzarlo, pero ruedan rápido, aunque yo no cejo en el empeño.

Esas personas con marca y reputación lo son porque se empeñan en serlo. Es posible que tengan algún talento natural para ello, pero lo han trabajado con esfuerzo, constancia y disciplina. Siempre tienen un rato para echarte una mano. Quizás no en el momento exacto en que tú quieras, pero te ofrecen otra alternativa.

No he conocido muchos, pero sí he tenido ejemplos muy cercanos de los que intento copiar. Tienen algo en común: todos los aprecian, respetan y admiran.

Tienen más aspectos en común: consiguen resultados y te ayudan a ti mismo a conseguirlos. Algunos los llaman grandes líderes. Aunque no tengan muchos seguidores doy fe de que lo son.

Tú también puedes ser uno de ellos (eso sí, no mañana, te llevará un tiempo. Yo llevo años intentándolo y estoy lejos de conseguirlo). Para ello tienes que empeñarte de manera muy seria en conseguir resultados y es imprescindible liderarte a ti mismo (sí, sí, ya sé que etimológicamente esto no es posible) y ayudar a las personas que tienes alrededor a que consigan los suyos. Tienes que entenderlas, valorarlas y dedicarlas tiempo de calidad. Debes fijarte en lo que hacen bien (no en lo que hacen mal, que es lo que habitualmente hacemos y encima se lo remarcamos según lo detectamos) y ayudarles a desarrollarlo.

Hazlo y mejorarás tu marca y reputación personal, todo a la vez, y estarás un poquito más cerca de esas personas excepcionales que tienen ambas cosas.

¿Has conocido a alguna? ¿puedes relatarnos alguna anécdota?

Yo sí que lo hice. Conocí a Don Manuel (que, por cierto no se llamaba así 😉)

Si estás interesado en programas directivos, conferencias o en formación sobre ventas, liderazgo o trabajo en equipo basados en la ilusión, responsabilidad individual y desarrollo de personas puedes contactar conmigo en

[iphorm id=»10″ name=»Contacto desde entradas»]

y analizaremos lo que quieres conseguir y cómo se puede realizar.

Habrá nuevas reflexiones e historias y anécdotas en las próximas semanas. Si quieres ser avisado sobre ellas, deja aquí tu correo y serás informado según se publiquen. A la vez, recibirás el libro digital 50 libros de negocio que merece la pena leer

[wysija_form id=»9″]

1 comentario en “Marca es lo que dicen de ti. Reputación lo que piensan”

  1. El compromiso es constante, si sabes a donde vas, no hace falta que los demas te adoren, solo no perder la esencia de saber hasta que punto, aquello que crees que es cierto, en realidad crea una oportunidad de pensar, a las personas que el perfume que dejas o el sabor, o la forma con la cual transmites el mensaje, llega a la persona adecuada…..Se puede vender muchas cosas en la vida….Pero el perfume no es el mismo, no es la publicidad lo que cambia la perpectiva o ponerlo mas bonito, si no la forma con la cual se transmite el mensaje, no es la forma con la cual se enmascara, si no la luz lleva dentro, saludos Santiago…Buena reflexion para ir mas alla de lo que otros no ven…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.