20140523«Es que con lo que tengo no podía hacer otra cosa»

«Es que con estas cartas no se puede ganar»

«Es que Es que Es que Es que …»

La «esquerosa» actitud de echar la culpa al mundo o los demás y esperar a que llegan las circunstancias ideales para jugar.

Eso es lo que hay, esas son las cartas que te han tocado y tienes que jugarlas lo mejor posible o conseguir que te den otra mano. Con la actitud de protestar y lamentarse solo consigues situarte en la posición de víctima y los resultados están en la posición de ganador. Te puedo asegurar y mostrar ejemplos de personas que con mucho peores cartas han logrado resultados espectaculares en su vida y todo porque en algún momento no se quejaron y jugaron con lo que tenían de la mejor manera posible.

Cuando tengas una mala mano o una mala racha, lucha, juégala como si fuera la última y aprende. Tuitea esta frase

Es muy importante el aprendizaje porque seguramente alguna vez te volverán a tocar esas cartas y si lo único que has buscado es que pase el tiempo hasta que venga una mano nueva, no habrás mejorado y en la misma futura situación, pasará lo mismo.

Unas malas cartas son un regalo para el desarrollo personal. 

Míralo desde ese punto de vista y sácale el mayor provecho posible. Acaba esa partida siendo mejor de lo que la empezaste y te aseguro que habrá merecido la pena.

Habrá nuevas reflexiones e historias y anécdotas en las próximas semanas. Si quieres ser avisado sobre ellas, deja aquí tu correo y serás informado según se publiquen. Recibirás el libro digital 50 libros de negocio que merece la pena leer

[wysija_form id=»9″]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.