Actitud: no trates a las personas como te gustaría ser tratado

Siempre hemos oído eso de “trata a los demás como quieres que te traten a ti”. Yo, sin embargo te digo “no hagas eso”,

¿quizá me he vuelto loco?

¿quizá soy un cafre o un iluminado?

Nada de eso

Como sabes, me dedico al Coaching de Negocios (ambas palabras con mayúscula). Una de las funciones más importantes de mi profesión es lanzar retos que obliguen a la reflexión, el posicionamiento, la toma de decisión y establecer un plan de acción y esto es lo que suelo hacer con mis clientes y es lo que hago ahora contigo.

¿Por qué afirmo que no tienes que tratar a los demás como quieres ser tú tratado?

Sencillamente porque a

no todos nos gustan las mismas cosas.  

Hay quien prefiere asumir responsabilidades y a quien eso le intimida.

Quien necesita órdenes concretas y detalladas y quien prefieres directrices genéricas y libertad de actuación.

Otros necesitan normas y seguridad sobre lo que va a pasar y quien necesita relajo en las mismas y cierta incertidumbre para actuar.

No falta quien quiere que le preguntes por su estado de ánimo y exteriorizar sus preocupaciones y quien prefiere “meterse en su cueva” (que diría John Gray en su obra “Las mujeres son de Venus, los hombres son de Marte”).

y siempre yay quien …

No todos somos iguales, y por lo tanto no hay que tratar a todos por igual. Tuitea esta frase

Esto significa -y atento todo el mundo, ya que todos lideramos personas, bien en nuestra faceta profesional o en nuestra faceta personal como padre o madre o profesor o entrenador de jóvenes o …- preocuparte individualmente de cada persona, conocerla, saber qué es lo que necesita (no lo que quiere, no lo confundamos) y tratarle de ese modo.

La actitud de tratar a cada uno como quiere ser tratado supone implicación personal y orientación a personas, preocupación por quien te rodea y esfuerzo personal. Tratar a todos como a ti te gustaría ser tratado significa orientación a la tarea y poner mayor énfasis en el proceso que en la persona.

Desde mi punto de vista, te aporta mucho más a ti y a tu entorno preocuparte sobre como quieren ser tratados los demás -y hacerlo- que ponerte en el lado “cómodo” de tratar a los demás como te gustaría ser tratado tú.

¿Lo habías visto alguna vez de este modo?

¿Estás dispuesto a aceptar el reto de elegir hoy dos personas, pensar en ellas y poner por escrito cómo les gustaría ser tratadas en alguna situación concreta?

Habrá nuevas reflexiones en las próximas semanas. Si quieres ser avisado sobre ellas, deja aquí tu correo y serás informado según se publiquen. Recibirás el libro digital 50 libros de negocio que merece la pena leer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *